Raspador lingual

Según la perspectiva de la medicina higienista, el cuerpo aprovecha la noche y el resposo para reparar el cuerpo, mantenerlo sano y limpio y desintoxicarlo. Una de las vías de expulsión de toxinas es la lengua. Entre eso y que la lengua es un lugar calentito, húmedo y tranquilo, por la noche infinidad de bacterias aprovechan para alimentarse de nuestras toxinas y proliferar. Por eso tenemos un sabor tan poco agradable tras despertar.

El raspador lingual es una manera sencilla de arrastrar toxinas y bacterias y sacarlas del cuerpo. Así ayudamos al cuerpo y no lo re-intoxicamos. Es un método de higiene tradicional de la India. Y los raspadores linguales vienen directamente de allí.

Como es de metal, si lo cuidas te puede durar toda la vida. ¡Un lujazo!