Estaré fuera esta semana…

Estaré fuera toda esta semana para apoyar la apertura del Museo de la Felicidad en Londres. Y también para disfrutar y apoyar un evento juvenil muy interesante y empoderante para personas sin hogar.

Pensé que lo que aporte allí va a merecer la pena de no poder compartir la práctica del yoga con gente tan hermosa esta semana… Pero el martes 19 volvemos a la carga, con más ganas y cargado de amor y felicidad. Ojalá os la pueda transmitir!!!

 

¡Os quiero!

Advertisements

Yoga como regalo y gesto de amor

English version

El yoga tiene una tradición milenaria y, sin embargo, sigue siendo tan actual como necesario. Por eso, y porque la espiritualidad te lleva a eso, he decidido no fijar previamente ningún tipo de intercambio:

simplemente ofrezco las clases de yoga como un regalo para la comunidad y confío.

¿Por qué así? Porque la confianza construye relaciones con sentido, porque no soy un profesional del yoga (aunque tenga título, formación como biólogo y mucha experiencia), sino que soy un amigo que puede asistirte en tu práctica de yoga porque vive el yoga, lo integra en su vida y te lo da con cariño.

Y eso, ¿en qué se traduce? Pues en que al final de la clase abrimos un espacio para compartir dudas, sugerencias o impresiones y aprender colectivamente. También te puedes quedar a comer o cenar, es tu casa. También te vamos a tratar con cariño, somos como de la familia. Y, claro está, no te vamos a cobrar (estaría feo cobrar a alguien de la familia).

meditation man

¿Cómo puedes contribuir? Viniendo regularmente para crear comunidad, aprovechar tu práctica de yoga y aportar tu presencia. También hay un bote donde puedes aportar el dinero que quieras de manera anónima, pero sólo si viene desde el corazón. También hay unas tarjetas “sonríe” para practicar karma-yoga: utilizarlas es contribuir al bien común, una forma genial de contribuir.

¿Y es rentable el proyecto? ¿Funciona? Bueno, es un experimento de generosidad radical que, por el hecho de existir, ya transforma, ya funciona. En cuanto a si es rentable o no: eso depende de ti. Tengo pocos gastos: alquiler, comida en un grupo de consumo y poco más. Y sin embargo confío, me tiro a la piscina. Es un acto de amor, un acto de confianza, sin expectativas.

Por último, te pido disculpas por la publicidad que quizás veas debajo del texto: es la forma que tiene wordpress de financiarse. Recuerda no dejarte influir y tener un consumo consciente y responsable, un consumo acorde con los valores que fomenta la espiritualidad.